Día 18/13 de Noviembre

Laura Müller Schenk

EJEMPLOS DE FE

En la Biblia encontramos muchísimos ejemplos de Fe, hombres y mujeres que creyeron en Dios y le creyeron a Dios.

Como 1º ej. tenemos a Ana, la madre de Samuel. Nos relata la biblia en 1º Samuel 1 que ella era una mujer de avanzada edad y estéril, oró a Dios, y termina el capítulo 1: 27 diciendo: Le pedí al SEÑOR que me diera este niño, y él concedió mi petición.

Como 2º ej. en 1º Reyes 17 nos relata la biblia la historia de la viuda de Sarepta, una mujer con un hijo que lo último que le quedaba para comer era un puñado de harina y un poquito de aceite, iba a preparar eso para comer y luego esperar la muerte, llega Elías y le pide un poco de agua y un bocado de pan, cuando ella le dice lo que iba hacer, él le dice que siga adelante pero que primero le prepare algo a él, con lo que le sobre se prepare para ellos. Y termina la historia en los versículos 15 y 16 diciendo Así que ella hizo lo que Elías le dijo, y ella, su familia y Elías comieron durante muchos días. Siempre había suficiente harina y aceite de oliva en los recipientes, tal como el SEÑOR lo había prometido por medio de Elías.

Estos ejemplos me recuerdan a otra gran mujer de fe que no se encuentra en la biblia pero que me enseñó que creer en Dios y a Dios era lo mejor que podía hacer. Una mujer viuda con 3 hijos chicos, que luchó sola para criarlos pero que entendió muy bien el pasaje de Mateo 6:33 que dice: Busquen el reino de Dios “por encima” de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.

Recuerdo que muchas veces contaba las últimas monedas para vivir pero nunca dejó que sus hijos vayan a la iglesia y den su ofrenda, confiando que Dios proveería para sus necesidades y Dios fue fiel. Esa mujer es mi madre.

Cuando nos concentramos en amar a Dios, obedecerle y servirle, ofrendando nuestros recursos (tiempo, capacidades, dinero, etc.) con alegría y fe, Él se encarga de todas nuestras necesidades.

ORAMOS: Padre, danos la fe de estas mujeres que creyeron en ti. ¡Amén!