Día 19/14 de Noviembre

Silvia Waizel

UNA FE SÓLIDA

El apóstol Pablo nos habla en 1 de Corintios 16:13 “Velad, estad firmes en la fe, portaos varonilmente y esforzaos” (RV). La versión NVI dice: “Manténganse alerta, permanezcan firmes en la fe, sean valientes y fuertes”.

En este pasaje vemos que se nos insta a tener una fe resistente, sólida, firme, pero ¿cómo se llega a este punto?

1.- “MANTÉNGANSE ALERTA”
Mientras los corintios esperaban la próxima visita de Pablo, fueron instruidos a “mantenerse alertas”. Cuando hablamos de “alerta”, hacemos referencia a una situación de vigilancia o atención. Un estado o una señal de alerta es un aviso para extremar las precauciones o se incremente la vigilancia. Pablo nos pide que estemos alertas de los peligros espirituales, como ejemplo de aquella época: la inmoralidad sexual y la falta de amor al prójimo.

2.- “PERMANEZCAN FIRMES EN LA FE”
¿Cómo se logra?, no debemos flaquear, y esto se logra si nuestra confianza está en el Señor. No dudando, a pesar de las circunstancias adversas, Él es quien nos provee, nos cuida y nos sostiene siempre. “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vaca en los corrales; con todo yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación” Habacuc 3:17-19.
Si nos concentramos sólo en lo visible, nuestra fe se desvanece, y entonces perdemos de vista lo espiritual. ¡Fijemos nuestra vista en el Señor! Tomemos el ejemplo de Job, hombre de fe y paciencia cuando dijo: “De oídas te había oído; más ahora mis ojos te ven” Job 42:5

3.- “SEAN VALIENTES Y FUERTES”
Es solamente a través de nuestro Padre Dios que obtenemos esa fuerza. El Salmo 27:1 nos dice: “Jehová es la fortaleza de mi vida, ¿de quién he de atemorizarme?”
¿Cómo podemos ser la persona fuerte que Dios quiere que seamos? Solamente poniéndonos en sus manos y pidiéndole que nos haga así a través de su poder y capacitación. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13

ORAMOS Padre, ayúdame a velar, a estar alerta para que el enemigo no pueda sorprenderme. Dame la fuerza que no tengo y que mi fe no decaiga, en el nombre de Jesús ¡Amén!