Día 32/27 de Noviembre

Carlos y Dalina Rodríguez

UN SIMPLE PERO PROFUNDO ACTO DE FE

jesús dio gracias al padre celestial antes de recibir algo de parte de él y de resucitar a su amigo Lázaro, sin duda esto fue un profundo acto de fe: juan 11:41 “…y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído”

Otro simple acto de fe lo vemos cuando nos trasladamos diariamente, es muy común utilizar un transporte como ‘’el colectivo’’ y para hacerlo efectivo nos situamos en una ‘’parada” esperando que este llegue. Claro, no sabemos a ciencia cierta como es el conductor, o cual es el número de interno, etc., no obstante, igual lo esperamos aun sin verlo, porque estamos seguros que llegará. Esto… no es más ni menos…. que un simple acto de fe. Tal vez alguien que no conoce como funciona el sistema de transporte, al vernos podría burlarse, tratarnos de locos o tontos, pero cuán grande sería su sorpresa al ver llegar ese colectivo. Espiritualmente es similar, ya que esperamos de parte de Dios algo que no vemos pero estamos confiados en recibirlo a pesar de las críticas.

Para emprender este viaje de fe es necesario ser agradecidos con anterioridad y situarnos en el lugar adecuado y no en paradas incorrectas tales como, en nuestras propias fuerzas, en personas o en algo sobrenaturalmente equivocado. La parada correcta es Jesús, y cuando estamos seguros en él, no importa la circunstancia o lo que digan los demás, lo que realmente importa es saber que “Jesús lo que promete cumple¨.

Hoy te animo que canalices tu fe en Jesús para que puedas llegar a esos lugares en donde vas a encontrar sanidad, prosperidad, liberación y todas las cosas que para uno humanamente es imposible, pero ante la mirada de nuestro Padre no lo es. Espiritualmente pararnos en la parada correcta nos hará victoriosos en Cristo Jesús ya que estamos bajo su poder y autoridad y eso nos hace invencibles al tomarnos de su mano.

Oración: Jesús, si mi fe está situada en un lugar equivocado, corrígeme, y ayúdame a seguir tu ejemplo de ser agradecido antes de recibir cualquier cosa que espero del Padre, para eso necesito que aumentes mi fe. Gracias mi amado, te creo y te amo Jesús. ¡Amén!