Día 3/1 de Noviembre

Alberto Fink

LA FE COMO BASE PARA LA CONQUISTA

Hebreos 11:33: “…Por fe conquistaron reinos….”

La fe, según lo demuestra nuestro versículo, juega un papel muy importante en la conquista

Definición Hebreos 11:1
¿Recuerda usted como se sentía cuando era niño y se acercaba su cumpleaños? Se sentía emocionado y ansioso. Tenía la certeza de que recibiría regalos y otros obsequios. Pero algunas cosas serían una sorpresa. Los cumpleaños combinan seguridad y expectación.

¡Así también es la fe! La fe es la convicción basada en las experiencias pasadas de que con toda seguridad, Dios nos dará nuevas sorpresas.

Dos palabras describen nuestra fe: confianza y certeza. Estas dos cualidades necesitan un punto inicial y final seguros.
El punto inicial de la fe es creer en el carácter de Dios: Él es quien dice ser que es (Hebreos 11:6).
El punto final es creer en las promesas de Dios. Él hará lo que dice. Cuando creemos que Dios cumplirá sus promesas, a pesar de que todavía no las vemos hechas realidad, mostramos verdadera fe (ver Juan 20:24-31).

La conclusión de Hebreos 12:1-2: ¡Jesús el autor y consumador de nuestra fe!

La meta es Jesús el todo-suficiente salvador; por lo tanto tenemos que tener nuestros ojos puestos en él durante todo el trayecto de la carrera.

El creyente ha de correr puestos los ojos en Jesús, correr con paciencia, apartándose de todo otro salvador (el trabajo, las adicciones, el pastor, etc.), no mirando las circunstancias que nos rodean. No mirando alternativas paralelas a Jesús, a razón de que:

a) es el único salvador

b) él es iniciador y perfeccionador de nuestra fe,

c) él es el supremo ejemplo para la constancia de nuestra fe, quien por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando la deshonra y la vergüenza.

d) ganó la carrera (porque enfrentó la muerte y la derrotó resucitando al tercer día) y como resultado de ello se sentó a la diestra del trono de Dios

e) sus luchas fueron infinitamente superiores a las nuestras y a pesar de ello salió victorioso.

La fe es locura para el mundo pero Dios nos revela las cosas de la fe por su Espíritu Santo (1.Corintios 2:9-16).

La fe complementa la razón. Nosotros queremos la explicación de absolutamente todo. Pero no es así la voluntad de Dios. ¡¡¡El perfeccione tu fe!!!

Oración: Señor, que cada día mi fe sea perfeccionada para hacer tu exclusiva voluntad. ¡Amén!