Día 9/4 de Noviembre

David Cano

LA FE MÁS ALLÁ DE CUALQUIER CIRCUNSTANCIA

“Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo y saludándolo y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra”. Hebreos 11:13

Estamos viviendo como iglesia local un tiempo de crecimiento que muchos que hoy no están en medio nuestro, han soñado y visto en fe.

Nosotros continuaremos la buena obra que comenzó con ellos, con la idea de que nuestros hijos y los hijos de sus hijos lleguen más lejos a partir de lo que nosotros les dejemos.

Hebreos 11 nos habla de una generación que creyó, soñó, pero que no recibió, pero eso sí; lo saludó.

Fue una generación que tenía una fe que va más allá de lo que consiga.

La generación de fe pone la mira más allá de las circunstancias, aun si éstas, son los límites de nuestro tiempo físico aquí en la tierra.
Hebreos nos enseña que éstos, vivieron una fe que los llevó a disfrutar cosas, pero sin poner su corazón en las cosas.

El texto nos invita a seguir pensando en esta clase de Fe que te desafía a hacer cosas, sabiendo que serán sin lugar a dudas, una realidad, pero que quizás vos no la disfrutes tanto.

Cuando tu corazón mira más allá de los hermosos desafíos de acá; cuando te declarás ser extranjero y peregrino, porque sabés que podés ser parte de grandes cosas en Casa de Dios hoy, más allá de cuanto puedas disfrutarlas, tu corazón va más profundo anhelando una patria, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

Pensar así, es pensar generacionalmente, es pensar en tus hijos…

Pero también es pensar en los hijos de Dios que están en Villa Ballester, que pasarán a ser parte de su iglesia para recibir todo lo que nosotros hemos recibido, para dar conforme a la gracia que nos ha llenado.

Que las circunstancias finitas de esta tierra no nos impida vivir la Fe que la trasciende.

Oración. Señor Jesús, Gracias porque tomamos la posta de la Fe que nos impulsa a ir más allá de nuestros sueños, más allá de lo que podamos ver, aun de lo que podamos disfrutar, pero con la firme convicción de que al hacerlo así, nos espera en el futuro siempre algo mejor. ¡Amen!